La luz se apaga

junio 16, 2011 Historia negra Comments (0) 499

Salía del trabajo. Después de largas horas dando vueltas en mi despacho, sobre las pruebas del caso de homicidios de dos mujeres asesinadas, donde yo defendía a sus familias desoladas por la pérdida. Los cuerpos mutilados no se iban de mi mente, solo pensaba cómo podría dormir tras horas de observarlos. Me levanté pegué un puñetazo en la mesa con rabia cogí mi maletín y salí.
Vi a mi secretaria, Laura, sentada tecleando en el ordenador sin piedad.
-Buenas noches preciosa – le dije-
Ella sonrió de forma coqueta.
-¿Cómo es que se va tan pronto? – me dijo sorprendida.
– Si sigo más tiempo aquí me voy a volver loco – le contesté
Aunque sabía que en mi mugroso apartamento me esperaba la soledad de un cuarto vacío.

-¿Usted no se va ya , Laura? -dije yo-
No se preocupe me vienen a buscar -contestó
sin dejar de mirar el ordenador.
– Seguro no me importa llevarla – contesté.
– De veras, no importa… tengo muchas cosas que hacer. -Lo dijo
Como si quisiera que la dejara en paz.
– Bueno Laura,  le dejó con sus cosas no quiero molestarla más- le contesté.
La miré por última vez, bajé la cabeza y salí del trabajo pensando” solo quería ser amable”.
Bajé las escaleras con cansancio, mi cuerpo me pesaba. Tropecé varías veces hasta llegar a la puerta de la calle. La luz de la farola era tenue y parpadea sin parar y me dije con monotonía: “Esta luz seguirá meses así”.
A lo lejos vi mi coche tan destrozado como siempre. Aún recuerdo cuando me lo compré era espectacular,duele ver el pasar de los años.

-Todo envejece -me dije resignado.
Hasta que vi la raya en el capo grité:
-¡malditos! Ya no hay respeto ni por el bien privado.

Saqué las llaves cabreado y pensé menuda raya esto va constar quitarla.
 Metí la llave con cuidado y abrí y me senté en el asiento. Cuando fui arrancar, vi un sobre cerrado en el parabrisas. Salí del coche y Cogí el sobre eché un vistazo a mi alrededor, no había ni un alma solo estaban los edificios con alguna que otra farola fundida.
 Ni siquiera me paré a mirarla, la abrí y saqué el trozo de papel doblado y lo leí. Mis manos temblaron y al hacerlo se resbaló el papel y cayó al suelo. Me quedé paralizado un instante. Entonces la rompí con rabia y luego la tiré a la papelera.
 Decidí largarme de aquí, porque mi mente empezaba a sentir que perdía el norte.

-Malditas palabras -me dije.

Arranqué el coche y me fui.

Durante el trayecto me puse a oír la radio local para despejarme – dijo el locutor:

-Un niño ha desaparecido en …
Justo en ese momento se fue la señal.
En ese instante me sonó el móvil miré el número sorprendido era mi ex mujer, Eva, gritaba desconsolada:- Mario se han llevado Alex, nuestro niñito.
– ¿Qué ha pasado?-le contesté con tono preocupado.
Ella me contó lo ocurrido entre sollozos:
-Estábamos en el parque a él le apetecía un helado, entonces yo le dije:
-Ahora vuelvo, no te vayas de aquí.

Al regresar no estaba . Solo había un parque repleto de niños, pero él no estaba. Grité su nombre y busqué hasta el último recoveco, pero parecía que se hubiera esfumado. Pregunté pero la gente no sabía nada.
-“Pagaras con tu sangre”- pensé de nuevo,
Me quedé en silencio.
-¿Me estas escuchando? o ¿te se ha parado el corazón?-Laura asqueada.
– Solo estoy pensando – contesté serio.
En ese momento me maldije por haber roto la nota.
-Como no, te da igual todo lo referente a nuestro hijo-contestó cabreada.
-No se como puedes decir eso, ¿has llamado a la policía?-respondí bastante molesto.
– Por supuesto, me han dicho que están buscando pistas y que cuando saquen algo en claro me llamaran.
– Voy para tu casa- le contesté.
– Vale- dijo ella.

Mi voz interior pensaba en lo peor y entonces decidí no pensar. 
Al llegar a su casa recordé aquellos recuerdos olvidados que me hacían sentir bien. Hasta que vi a mi mujer sentada en el escalón de la puerta. Su cara estaba triste y su mirada sin ningún destello de luz.
 Al acercarme donde ella estaba, se levantó sin ganas, como si su cuerpo delgado y cálido se hubiera convertido en una piedra. Me miró con sus ojos azules, que parecían como si fueran a estallar en una tormenta. Decidí decirle algo, pero no me salían las palabras.

Continue Reading

Continue Reading