Doble cara

May 30, 2016 Poemas Comments (0) 171

coin_by_anti_pati_ya

 

Trozos que se desgarran dentro de ti
como cristales manchados de secretos rotos que tu no sabes.
Hincan culpables, tumban tus expectativas
y hieren con  afiladas palabras.

 

Doble cara de una moneda quebrada.
No sabes que paso y las preguntas se pierden en porqués
que solo traen vacíos.

 

Las decepciones solo son pequeñas historias
que traen detrás de ellas moralejas,
te hacen más poderosa tras fortalecer
tu nucleo interior.

Las caídas siempre traen impulsos
para levantarte desde las incertidumbres
que se forjan en las cicatrices,
que te recuerdan que te alzaste.

 

Estas inquietudes te hacen entrar en una rueda
que tú tienes que tirar para encontrar la salida.
Solo tú sabes cuándo y cómo debes actuar para llegar a florecer.

 

La clave está en ti.

Continue Reading

El suspiro del ansia

March 13, 2016 Poemas Comments (0) 109

broods

 

Esta poesía ha sido creada gracias a la canción “We are the people” del grupo de Broods abajo os pongo el vídeo de la canción para que disfrutes de ella como yo lo he hecho, espero que os guste.

El agua caía en mi rostro,
era lluvia quizás,
no, solo eran mis lágrimas cayendo gota a gota
en el suelo estriado.

  El sol parece desaparecer en mis pupilas
donde se van formando tormentas de nubes de pensamientos
que me sumergen en vidas ilusorias,
realidades inventadas.

Creo imágenes a través de trozos rotos,
reflejos envueltos de nostalgia,
donde una pluma escarba entre letras y encuentra a la tristeza,
está ahonda en cicatrices enterradas que trazan una línea invisible hasta el centro de tu mayor secreto, la perdida.

La pedida es el agua que llena los ríos subterráneos
y en las partes oscuras de ella crea las grutas del miedo,
dando forma a la tristeza
y floreciendo “el suspiro del ansia”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Continue Reading

La lanzadera de sueños

January 11, 2016 Poemas Comments (2) 144

 

cosmic_view_by_gucken-d1j292a

Eramos asteroides sin rumbo.

Aterrados entre un campo de millones de dudas.

Despertamos al chocar contra un planeta,

transformándonos en vida.

El destino nos unió.

 

La gravedad nos hizo flotar y formar parte de algo

que nos guió y nos hizo más fuertes.

Ahora somos lanzados y reconducidos por lo que nos llena.

No tenemos miedo a la adversidad

porque el cambio es nuestro lema.

Todo lo que convulsa, arde y destruye;

siempre se regenera en algo más compacto,

en semillas que resisten al fuego.

 

Somos parte de una lanzadera de sueños,

que ha reconstruido nuestras estructuras internas de un yo

y te llena de una combustión para seguir hacia un nuevo mundo.

 

Está poesía es para todos mis compañeros de la Lanzadera de Barcelona, 

mi coordinadora Naiara Pereira, Fundación Telefónica y Fundación Santa María la real; por darme esta oportunidad tan valiosa.

 

Continue Reading

Marcas

April 14, 2015 Poemas Comments (0) 200

Tied_Up_by_christina_0o

Atada de manos y pies miró al cielo,

me vuelvo hacia un dibujo de amaneceres rotos,

que caen por el desgaste, en trozos retorcidos.

 

Los pies se rompen por las ataduras

y se vuelven heridas rojizas

que desdibujan la libertad.

 

Las rozaduras marcan mis muñecas y los tobillos

se llenan de hilos marcados por el tiempo.

Miré al cielo y me dije,

¿Podré llegar a esa aura?

El miedo resurgió de nuevo en mí y se transformó en ecos de ira.

 

La maldad se alimentaba de mi dolor.

Siento oscuridad,

la tempestad me persigue y la ventana me golpea.

Ya nada entrará;

solo la negra profundidad que se extiende como una enfermedad.

Continue Reading

Las raíces del pasado

May 6, 2014 Poemas Comments (0) 66

kimmie_gentle_fall_stock_by_k_i_mm_i_e-d7drqqi

La luz del alba mira al viejo árbol,

que llora tras sentir que se le escapa la vida.

Sólo le queda el recuerdo de sus tardes y sus noches vividas.

Mis recuerdos están repletos de vidas ajenas.

  Solía contemplar los destellos de sol

y añorar  la lluvia después de una sequía.

Pero lo que más me gustaba era observar a los seres humanos y sus complicadas vidas.

 Recuerdo a un anciano solitario en un banco.

Miraba  al horizonte como si en él  hubiera un misterio indescifrable.

El anciano venía cada tarde a mirarlo.

No sé qué buscaba en él, pero era emocionante verlo.

A veces, me preguntaba qué esperaba conseguir con eso.

 Un día, desapareció y ya no lo volví a ver.

Entonces, comprendí que esperaba a algo o a alguien

y que un día ese algo o ese alguien vino,

y ya no tenía sentido volver a este lugar cada día.

  Una tarde soleada, un niño paseaba cerca de mí y se percató que yo estaba allí.

No porque sintiera mi mirada,

sino porque le atrajo mi tronco.

Intentó subir por él, pero sus pies resbaladizos se deslizaban por él.

Al no conseguirlo, rendido ante el cansancio,

se acurrucó en mis raíces.

 Aquí empezó una relación para mí y un reto para él.

Todos las tardes venía a escalar

mi viejo tronco estriado.

Hasta que un día, el pequeño me sorprendió con su ingenio.

Trajo consigo una cuerda  larga,

la cual utilizó  para rodearme con ella.

Con sus pequeñas manos, una a cada extremo,

fue impulsando sus pies

hasta llegar a la rama más alta

y así conseguir su gran reto.

Y al hacerlo, salió de él una profunda carcajada.

El niño creció, y yo también crecí con él.

Su afán aventurero pasó al olvido,

y su inquietud por subir cada vez más alto,

se quedó en una mirada perdida

en mi eterno competidor.

  Allí estaba, entre sus manos, él que él llamaba libro.

Entonces, yo pasé a ser su  juguete ignorado.

Me gusta recordar a esas personas cada día.

Porque son ellas las que  han convertido

mi existencia en un grato paseo por la vida.

 Sé que me estoy marchitando y que ya no soy bonito ni frondoso.

Que un día moriré, pero sólo quiero pensar

que a esas personas le he dejado una pequeña huella en sus vidas.

Continue Reading

La ira del mar

December 3, 2013 Poemas Comments (0) 71

587a467c521c967a9f95465c0dc63cac-d4j6wz7

La brisa chocaba en mi rostro.

El acantilado estaba ante mí y yo miraba al océano,

pensando en lo inmenso y bello que era.

 

Me sentía tan pequeña ante él.

Que las propiedades que tengo a lo largo de este mundo,

me parecían pocas ante tanta inmensidad.

Delicadas son las olas y de suma belleza son sus aguas azules.

 Pero su ira te puede atrapar en sus traicioneros remolinos,

envolviéndote en un solemne caos y en un cúmulo de muerte.

 

Somos tan pequeños ante el mundo,

que hasta el hombre más poderoso y temido puede ser derrotado

ante el estallido de la naturaleza rota y enferma de ira.

Continue Reading

El camino

June 24, 2013 Poemas Comments (2) 98

Chema Madoz

Una voz susurra mi nombre en la lejanía.

Me siento desaparecer entre la multitud de pensamientos.

Que me envuelven en los recuerdos que creí olvidados.

 

Mi camino solitario es pesado,

al no encontrar una mirada delante, sólo camino.

Amo mis huellas en la arena, solitarias y anodinas.

 

Olvidar lo que fui para renacer en lo que soy.

Mi destino es mirar atrás sin resquemores

o sólo conformarme con ser misógina,

al odiar mi vida, por ser un reflejo de lo que debería a ver sido.

Continue Reading

El miedo, fiel compañero de la soledad.

May 30, 2013 Poemas Comments (2) 86

and_the_wind_cries_mary_by_pajunen-d671u7g

La soledad me envuelve en el inmenso frío sin más remedio.

Eso hace que yo con mis piernas y brazos, me arrope.

En ese momento, me quedo  paralizada.

Entonces, el miedo me devora entre sus tentáculos y me aprisiona.

 

A veces somos nosotros quienes enfriamos y  petrificamos nuestros cuerpos,

hasta inmovilizarnos.

El  miedo nos hace sentirnos envuelto por la nada.

Convirtiéndonos en polvo que desaparece entre el remolino de hojas

y papeles desechados, transformándonos en olvido.

 

¿Por qué sentimos miedo?,

que pregunta tan simple y compleja.

Pero si sabes la causa,

se transforma en una sencilla pregunta.

Por ello, la complejidad de su respuesta,

es superar la soledad que envuelve ese miedo,

que parece alimentarse de tus entrañas.

 

Porque sin duda es ella, quien se mete en los huesos.

Nos destroza, la soledad, traicionera,

 que se convierte en nuestro enemigo al encerrarnos en nuestro caparazón,

y no dejar salir esos pensamientos que nos supuran.

 

¿Quién llega primero, el miedo o es la soledad?

El miedo es el que nos enferma de soledad.

Por ello, al matar el miedo, la soledad llora por este fiel compañero,

hasta tal punto que muere con él.

Y ese día, nuestros cuerpos dejan de tener escalofríos

y sienten paz al sentir que la tormenta ha amainado.

 

La vida se vuelve luz

al llenarse de plenitud y de felicidad.

Los días se vuelven calurosos,

y nuestras bocas cada día crean una nueva sonrisa,

llenando nuestras caras de pequeños caprichos,

que son trazos de rayos de sol  en nuestros ojos.

 

 No dejar que el miedo

nos convierta otra vez, en una piedra sin vida.

Pensar que si os convertís en una naturaleza marchita,

debéis de luchar siempre por florecer dentro de la adversidad.

Continue Reading

El dolor de los amantes y su condena

February 15, 2013 Poemas Comments (0) 74

Beren_and_Luthien_by_Iardacil

El amante, Alon:

Allí donde no existe el ruido de los gritos de dolor.

Allí donde dos amantes se unen en uno sólo.

Sin entender sus perjuicios y su eterna libertad

y su sola vida sin entender que son sólo uno.

 

Allí donde viven la arena seca sin una gota de dolor que condene al mundo.

Allí donde tan sólo existe el amor.

Allí donde está el dulce aliento de la muerte.

Allí dónde sólo nace vida alrededor.

Dulce es el paraíso olvidado,

entre escritos de un poeta,

que llora con sus lágrimas

este amor y los delirios del mundo.

 

Que dulce se recuerda un día feliz,

pero que dolor recordar un día vencido,

por la muerte y la propia maldad,

ascendiendo como un pétalo marchito.

 

Que profundo es el dolor al olvidar lo que amamos

por un segundo, de repente, resurgen los recuerdos.

En una flor marchita y olvidada en un campo.

 

Al sentir un ángel caído,

tan blanco y profundo,

la verdad de mis palabras

se convierten en fuego.

 

Bellos somos desconcertados por el dolor

y esperamos hasta encontrarnos con nuestro aliento.

Para que el destino resurja en un amanecer.

¿Condenarán las manos?

¿Harán pedazos esa  libertad que tanto anhelamos?.

La noche envuelve nuestros cuerpos,

nos hace esclavos de la locura.

 

 

Por siguiente, vamos a escuchar la conversación de los amantes y  mis consejos ante está situación:

 

Al oír sus palabras yo le contesté, al pobre amante:

 

¡Que historia más bonita! Y a la vez se convierte en una tristeza

que llega al alma.

Debe derramarse sólo una lágrima y luchar por el amor que ha surgido entre

sentimientos puros.

Debeís seguir vuestras propias voces y olvidar lo que os condena.

 

Dijo el amante al oír mi sabio consejo:

 ¡Qué difícil es seguir tus propios deseos y tus sueños!

Porque el dolor es lo que no te deja avanzar

y te hace desvanecerte dentro de una tormenta.

No sabemos como seguir, porque los fuertes aires

 nos llevan y nos separan.

Al oír esto,  Liliana se enterneció:

 ¡Condenan al mundo con guerras! ¿Por qué no nos van a condenarnos a nosotros?.

Le gusta destrozar con su poder lo claro y lo profundo.

Nosotros somos sangre olvidada en sus manos.

Sólo quieren someternos,

nuestros sentimientos se vaporizan en sus manos.

 

Contestó él con ojos llorosos:

¡Tú eres lluvia y aire fresco!.

Por ello, los  ahogaremos en nuestro torrente de agua fresca

que se irá deslizando en sus mentes,

para convertir el odio en compasión.


Al oír esto con efusión le contestó ella:

 Sus llantos se escucharán por todos sus prejuicios.

Sus gritos se oirán al recordar nuestros nombres

con desesperación en sus mentes por el mal desatado.

Moriremos si no nos escapamos de ellos.

Al oír su conversación desde detrás de ellos, sentí su sufrimiento y me conmovió.

Le susurré lo siguiente:

Los asesinos son vuestras  propias circunstancias.

Debéis huir sin recordar este hogar maldito y a la vez hermoso.

No miréis atrás sólo volar a un lugar desconocido.

 

La sirvienta de la joven era una vieja amiga de infancia y me contó toda la historia y yo reconocí a mis dos amantes en su narración. Yo era una humilde tabernera y también la consejera de almas destrozadas como la de ellos dos. Ella me contó lo siguiente:

Yo limpié sus lágrimas y le consolé,

pero ella siguió deseando morir.

Le contó cómo las manos de él se despegaron de las de ella,

al entrar en su escondite la guardia de su padre,

un grupo llamado “La escarcha helada”.

El era de esos caballeros, pero cometió un error al enamorarse de mí.

Ella se derrumbó a mis pies y luego huyó al bosque depositando en mi

esta carta.

(Entonces la sirvienta me dio la carta, cumpliendo el deseo de la joven Liliana,

entonces yo comprendí que debía entregársela al joven enamorado Alon. )

 

 

Yo le entregué la carta Alon en la mazmorra del “Castillo Alado”,

me hice pasar por su confesor:

Su cuerpo estaba herido,

pero su corazón seguía vivo,

al ver la carta su rostro demacrado mejoró.

Su sonrisa le iluminó la cara marchita.

me acerqué a su oído,

━Ábrela al anochecer ━le dije en un susurro.

 

Me sentí renacido por ayudarlos,

pero la tristeza me envolvió al enterarme

que el padre le asesinó en la noche.

Al descubrir la llave en su mano

y la nota de su hija escondida cerca en su pecho.

Que decía:

“reúnete conmigo en el árbol seco,

cerca del camino enpendrado,

donde nos conocimos”.

 

De su hija jamás se supo,

porque nunca apareció en el lugar acordado

y tampoco su cuerpo.

Dicen que se convirtió en la sombra de su padre

para atormentarlo.

Pero lo que yo creo es que:

“Ella murió y ahora es el árbol machito

que sólo florecerá si el cuerpo de su amado

vuelve a ella para alimentar a sus ramas podridas.”

Continue Reading

Ángel tras sus sueños

February 9, 2013 Poemas Comments (0) 55

a_lonely_road_by_alicexz-d5kgegf

Vuela tras la tormenta de pensamientos,

para reunirse en un sueño donde secuestra una vida

que no es la suya.

 

El cae a la vez que sus plumas

y rompe sus anhelos.

Sueña entre unas manos perdidas

sin  saber que escoger.

 

Él es un globo que vuela

sin temor a desaparecer.

Sólo quiere ser libre y perderse en sus sueños

y olvidarse de despertad.

 

Su vida en realidad es un símil, a la de un ángel caído

que no sabe recordar lo que era.

Sólo es un simple humano con miedo.

Que ama y espera ser querido.

 

Adora el orden y odia la novedad.

Está encerrado en una burbuja de cristal

en la que se olvida, sentir su corazón.

 

Pobre hombre sin alas,

que sólo espera cada día volver a su cómoda existencia

llena de monótonas vivencias,

repetidas una y otra vez .

Continue Reading