Caminando entre historias
28 de Junio de 2017
Colgaré está semana un relato nuevo.
El título será el siguiente, El agua detrás de una sonrisa. Es una historia casual que sucede en el día de Sant Jordi patrón de Cataluña.
Nuevas fotos en galería de instantes
Espero que os gusten, son de varios viajes que hice.

El fluir de la caída

21 de agosto de 2015

Leer más…

9292584414_dd29b25400_z
 

El agua me rodeaba y me conducía río abajo, me arrastraba junto a los sedimentos que se desprendían convirtiéndome en parte de ellos. Seguía cayendo entre sus torrentes formando parte del raudal que me hacia sentir como un tronco a la deriva. Mi mente dispersa y descompasada creaba huecos blancos que me hacían olvidar el momento que me sumergí en ella para ya no salir.

La escurridiza mujer

2

20 de enero de 2014

Leer más…

blue_lagoon_by_raipun-d4c2760

Mis pasos me resultaban pesados, pero por mucho que anduviera no encontraba solución a nada. Eso me llevó a seguir deambulando por las calles y luego hasta un bosque cercano, colindante al pueblo. Entonces recordé un acantilado que estaba cerca de allí, el cual, iba cuando era pequeño. Sin duda allí había vivido bastantes aventuras con mi hermano Gabí, por ello vivía tan fervientemente esa época.

El abecedario dentro del ombligo

26 de diciembre de 2013

Leer más…

my_abcd_by_modismille-d3gzvcr

El abecedario estaba colgado en la pared, yo perplejo lo miraba sin comprenderlo. Me costaba concentrarse en sus letras, que no tenían ningún sentido para mí. Eran tan diferentes y tan faltas de significado, que para mí mente solo eran símbolos perdidos en el espacio.

Mi teoría que era bastante descabellada, fue llamada por mí “El abecedario dentro del ombligo” que trataba de lo siguiente:Un buen día observando mí ombligo, en mi habitación, descubrí el por qué las letras del abecedario no seguían ningún orden.

El tenedor que apunta a la verdad

2

24 de septiembre de 2013

Leer más…

tool_by_joseangel66-d3g69g5

Rosa era una persona que amaba la palabra amor. No por su significado tan variado, sino porque pensaba que a todo había que añadirle ese variopinto ingrediente tan popular llamado amor. Pero sin embargo lo paralógico es que ella se dedica a investigar la falta de él y otros misterios que ahora mismo no vienen al caso. Su amado era su propio trabajo todavía no había encontrado nada que lo pusiera en segundo plano.

La personalidad

12 de julio de 2012

Leer más…

Estaba en el tren al lado de una chica que vestía un estilo punk. Yo estaba pensativa y nerviosa por el hecho de no dejarme nada. Ella me miró con cara de curiosidad.

━Te veo nerviosa ━me dijo.
━Solo estoy emocionada, empiezo una nueva vida y no se como va salir..━dije con cierta emoción.

Agua viva

21 de febrero de 2012

Leer más…

La niña estaba junto a su casa canturreando lindas canciones que le había enseñado la madre. Ella la observaba junto a su ventana mientras hacía rica comida con habichuelas, lentejas y con carne picada. La niña empezó a llorar desconsolada, sus llantos y sus gritos sonaban como un pájaro herido. […]

La decisión

7

27 de noviembre de 2011

Leer más…

Tomar decisiones en tu vida es complicado. Te puedes pasar horas enteras mirando ese reloj y sintiendo como ese tic tac se va metiendo dentro de tu cabeza. Durante esas horas interminables te da tiempo a pensar en miles de cosas …

Caja de rosas rojas

25 de julio de 2011

Leer más…

El aire pasa por mis dedos descalzos y mi cuerpo frágil parece resistir mis últimos suspiros. Los años han pasado, pero parece que los recuerdos siempre vuelven a ti como una brisa suave.

Mi vida en el campo, cuando tan solo era una niña, era dura. Al sentir caer sobre tu suave piel los rayos […]

El libro y el títere

6 de agosto de 2010

Leer más…

http://mrscrowley90.deviantart.com/gallery/#/d2ekm2b

Un día apareció un hombre viejo que me resulto familiar, con pelos despeinados y su ropa rota y llena de polvo, parecía un sin techo. En su mano derecha observé que llevaba un títere de forma humana, que no tenía ni ojos ni cara. Se dirigió hacia unas estanterías, no muy lejos de la mía. Entonces se paró y lo dejó en una de ellas. Yo lo miré con cierto curioseo y me fijé que estaba sentado como si espera a alguien en su base de madera.

Una tarde mientras estaba quitando el polvo a mis páginas. Escuché un crujido como si se hubiese roto una tabla de madera y con pasos sigilosos fui a ver qué había ocurrido, pero no encontré nada más que una gran nube de polvo que ensució mis frágiles páginas amarillentas. Cuando por fin se fue la polvareda, observé que había desaparecido mi nuevo vecino de estantería sólo quedaban de él unas pequeñas pisadas en el suelo. La curiosidad me hizo seguirla hasta que encontré unas rozaduras en el suelo de laminas de madera envejecida.

1