"Nunca pensé mucho en cómo iba a morir,
pero morir en lugar de alguien a quien amo parece ser una buena manera.
No me arrepiento de la decisión que me llevó cara a cara con la muerte,
porque también me llevo a Edward."

- Bella Swan

Crítica del Paciente Inglés

1 de abril de 2015

 

El novelista y poeta Fhilip Michael Ondaatje escritor del “El Paciente Inglés” historia basada en el Conde László Almásy (un aviador y explorador del desierto).

El autor confesó en una oportunidad que su apellido es de origen indio pero fue modificado para que sonara más holandés, nació en Colombo (Sri Lanka) 12 de septiembre de 1943 en el seno de una privilegiada familia donde se había fusionado la sangre holandesa, la singalesa, la portuguesa y la tamilés.

Con 11 años abandono la isla que por entonces se llamaba Ceilán y puso rumbo a Inglaterra a estudiar Dulwich College. Su carrera literaria empezó 1967 con la publicación de “Los monstruos cotidianos”, viajó a Canada para asistir a las universidades de Toronto y Queens.

 

Después de una breve biografía del autor, hablaré de su libro más famoso el cuál me he leido El Paciente Inglés, os puedo decir de él que esperaba más de lo que me ha dado, pero porque tenía mi escala de valoración hacia él muy alta, pero bueno ha habido trozos del libro en el que disfrutado y otras me han resultado cansadas.

En primer lugar empezaré hablar de su delicado lenguaje, que me recuerda a la poesía por su lenguaje llenó de imágenes que te trasladan a lo que el está viendo en ese momento. Un ejemplo de ello es este párrafo que te describe a través de una mariquita la piel del paciente inglés:

 

“El paciente se volvió hacia ella, cuando entró. Tocó el pie dé él con la mano en la que llevaba la mariquita y la dejó moviéndose por la piel negra. La mariquita eludió el mar de la blanca sábana e inició la larga caminata por el resto de su cuerpo: una manchita de un rojo vivo sobre una carne que parecía volcánica”.

Estás palabras muestran la tremenda profundidad de sus heridas por los recuerdos de su amada:

“Una historia de amor no versa sobre aquellos cuyos corazones se extravían, sino sobre quienes tropiezan con ese hosco personaje interior y comprenden que el cuerpo no puede engañar a nadie ni nada: ni la sabiduría del sueño ni el hábito de la cortesía. Es un consumirse de uno mismo y del pasado”.

Me ha interesado de él, la delicadeza de su descripción escasa que la deja a la imaginación del propio lector. Este se refiere Katherine:

“Sólo quería su majestuosa belleza, el teatro de sus expresiones. Quería la diminuta y secreta imagen que había entre ellos, la profundidad de campo mínima, su intimidad de extraños, como dos páginas de un libro cerrado.

Ella lo había desmembrado.
Y si ella lo había reducido a eso, ¿a qué la había reducido él?”

 

En segundo lugar,  la estructura de la historia te hace perderte y no sigue un orden de los hechos. Primero habla de la historia de Hana con Caravaggio y salta de repente a otro tema, es como si escribiera sin orden. Otra cosa que he visto que no me ha complacido mucho es que le de más importancia a la historia de amor de Kip y Hana quedándose en segundo plano el paciente inglés y su historia, eso provoca la perdida de fuerza de lo que quiere contar en realidad. Me hubiera impactado más si las dos historias de amor se compenetraran sin quitar vida a la historia del paciente inglés.

Los hechos que cuenta el inglés son separados y trozos de su diario escrito entre las páginas del libro de Herodoto, que narran las anotaciones de sus viajes de explorador por el desierto, pero no siguen un patrón para llevarte al verdadero motivo por lo que le lleva a un hecho principal o ese final de la historia. En mi opinión parece que el libro este escrito por recuerdos inconexos.

Por último, la parte que más me ha impresionado de este libro ha sido el capítulo llamado, La gruta de los nadadores, me ha gustado porque explica la descripción de los paisajes que le da el desierto de forma detallada y con un lenguaje cuidado y bonito, sin ser excesivo.

El capítulo de Catherine también me ha encantado porque describe la pasión de la relación amorosa entre ellos. Sin embargo me ha resultado pesado de leer y en cierta manera innecesario dedicarle 30 hojas  para explicar la historia de Kip cuándo, cómo y con quién se hizo zapador.
Un ejemplo de ello fue con la explicación de todas las clase de bombas que habían hasta el momento; yo considero que no era necesario ser tan descriptivo y detallista para soltar toda la investigación del tema, con que pongas en contexto hubiera sobrado.
También veo en el libro mucha descripción que no aporta nada al propio desarrollo de la historia, desde mi punto de vista es paja porque ello entorpece el ritmo de la narración.

Espero que os guste mi crítica y gracias por leerme.

Comentarios

2 respuestas a “Crítica del Paciente Inglés”

  1. No siempre se cumple lo de que el libro es mejor que la película. En este caso, quizá sea lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *