Menú

Caminando Entre Historias

Just another WordPress site

La naturaleza

La luz brilla bajo el agua de los lagos

donde se refleja el cielo.

El dulce aliento del aire,

junto al sonido de los pájaros

que van al son del viento,

baja por las colinas hasta cubrirlo todo.

Ese sol matutino llena los prados cercanos.

 La flor florece.

Con el embrujo de sus pétalos

clama el calor del eterno amor.

 Aparece un insecto en el prado,

y embelesado por su olor, va hacia ella.

El amor surge a primera vista.

Tras el bello despertar del valle

surge la primavera llenando de vida cada rincón.

Comentarios

Johara Gold dice:

Con estos días de frío “siberiano” que hace, tu poema hace recordar al sol que envuelve la brisa de la primavera. Pequeño pero bonito y colorido 🙂

María Abellán Candela dice:

Gracias Johara, la verdad es que en el frío invernal se echa de menos el dulce sonido de los pajaritos revoloteando, pero el invierno tiene sus cosas positivas; es una buena excusa para quedarte en casa con un buen libro y una manta. 😛

Kryptonita dice:

Por un invierno muy crudo que haga, sabemos que siempre llegará la primavera. ¡Me ha encantado de principio a fin! La manera plástica de detallarlo todo te sale de lo más natural, se nota que tienes talento.
¡Besos!
PD: En mi blog, donde la frase final dice “Después de todo, yo tampoco pude recuperarme jamás de Cam”, con Cam me refería al nombre de otro chico, Cameron. Esa entrada no es más que la continuación de otra, la cual la puedes leer aquí (http://www.sonreisteaquemarropa.blogspot.com/2012/01/estoy-condenado-recordarle-para-siempre.html), y quizás lo del nombre queda un poco más claro. ¡Saludos!

María Abellán Candela dice:

Muchas gracias por la aclaración Kryptonita, como no sabía que había una primera parte no lo entendí, pero ahora ya lo entiendo al leerme el enlace que me has dejado :).
Gracias por comentar la poesía.
Saludos.

Deja un comentario