Especial San Valentín: el amor vuela hacia a tí

February 11, 2012 Poemas Comments (6) 302

 El corazón cree volar

cuando tu cuerpo corre y da vueltas sin parar,

porque siente por primera vez su primer amor.

Vuestra primera caricia fue:

enlazar vuestras manos,

como si fuera un lazo que os une

mientras os miráis.

Las primera palabra  inocente fue:

un te quiero  tímido,

que os llena vuestras mente de cálidos pensamientos

que  no entendíais,

pero que os hacían sentir en otro mundo.

Vuestros pies se convertían en alas

cuando uníais vuestros labios en un beso

que os llena de pasión incontrolada,

donde solo estabaís vosotros en un cielo inmenso.

Os convertisteis en ángeles por primera vez,

y el aíre que os rodeaba se calentó,

luego vino una ráfaga de viento frío

que os despertó de vuestro sueño.

Estabais juntos como siempre.

Vuestros cuerpos se rozaban, se sentían y se adoran

como cada día desde que os conocisteis.

Os mirabais como muchas veces lo habéis hecho,

pero está vez no era igual, ella no desprendía luz en sus ojos.

Como si lo hizo, cuando ibais a tener un hijo o cuando ella encontró su primer trabajo.

Ella me miró a los ojos y, entre lágrimas, me dio una carta.

Yo perplejo la cogí.

Al leerla mi corazón palpitó a toda prisa

y mis ojos fueron incapaces de creer lo que leían,

“un mes de vida”.

La miré, suspiré y la abracé con todas mis fuerzas

y le dije al oído:

-Mi amor vuela hacia a ti aunque no estés,

porque  nuestros corazones siempre volarán juntos.

Nuestro abrazo se lleno de lágrimas saladas.

Feliz San Valentín.

Continue Reading

La naturaleza

January 25, 2012 Poemas Comments (4) 191

La luz brilla bajo el agua de los lagos

donde se refleja el cielo.

El dulce aliento del aire,

junto al sonido de los pájaros

que van al son del viento,

baja por las colinas hasta cubrirlo todo.

Ese sol matutino llena los prados cercanos.

 La flor florece.

Con el embrujo de sus pétalos

clama el calor del eterno amor.

 Aparece un insecto en el prado,

y embelesado por su olor, va hacia ella.

El amor surge a primera vista.

Tras el bello despertar del valle

surge la primavera llenando de vida cada rincón.

Continue Reading

El tiempo

December 20, 2011 Poemas Comments (7) 237

El tiempo se esfuma,

entre los relojes

pequeños y grandes

pasan las horas y los días.

Vivir entre lo que es y lo que podría haber sido

es perder tu valioso tesoro,

tu tiempo.

Aprovecha el tiempo porque la vida es un tren

que no espera a nadie.

Continue Reading

La decisión

November 27, 2011 Relato Comments (7) 324

Tomar decisiones en tu vida es complicado. Te puedes pasar horas enteras mirando ese reloj y sintiendo como ese tic tac se va metiendo dentro de tu cabeza. Durante esas horas interminables te da tiempo a pensar en miles de cosas:

“¿ Qué pasará si hago esto?” “¿ Qué pasará si hago lo otro?” “¿ Me arrepentiré de no haber hecho lo anterior?”.

Eso hace que te encuentres confusa ante la multitud de opciones que tienes y cuando ya no sabes lo que hacer. De repente sin más decides un camino.

No sabes si ese camino es el correcto, pero la sigues como una corriente de agua que te empuja.

Después de haber transcurrido el tiempo te preguntas, -¿ es realmente lo que quería?. Te encuentras que el camino ya está tomado. Entonces piensas, si hubiese hecho caso a mis verdaderos sentimientos y no a algo externo a mí. Mi vida hubiese tomado otro rumbo. La realidad de aquellos días es hoy muy distinta de lo que siento ahora mismo, era inocente e influenciable. Os puedo decir que he aprendido de ello.

Por eso a quién me este leyendo ahora, os digo que debéis hacer lo que sintáis. Aunque eso sea para la gente una locura, hay que arriesgarse para saber si es realmente lo que te llena, para poder descartarla. Nunca te acomodes, porque eso no te hace avanzar.

Vive pensando que si te has equivocado ha sido porque no ha salido bien. Lucha aunque tus ánimos estén por los suelos. Piensa tú y que nunca piensen por ti. Sé tú misma. No tengas prisa en elegir, solo elige bien. Aunque luego la vida te dirá si lo que has elegido ha sido lo correcto, pero nunca te arrepentirás porque lo has elegido tú.

 

En conclusión:

hay que aprender de los errores, pero nunca te pierdas a ti misma. Busca dentro de ti para hallar la respuesta que te lleve a lo que quieres ser y hacia donde quieres llegar, para luchar por ello. No pierdas la esperanza de poder llegar a las metas que te propongas.

Continue Reading

La espera

November 10, 2011 Poemas Comments (0) 116

El otoño cae sobre mí,

las hojas caen sobre mi piel.

 Esperando en la larga soledad  la vuelta de algo que se fue.

Como eliminar el deseo de un beso,

que creía olvidado.

Mi cuerpo es una marioneta,

que sigue el movimiento de sus hilos

sin más.

Me falta algo y pienso en ello todo el día.

Susurro su nombre al viento para que vuelva,

como una brisa de verano que anuncia el calor,

pero mi cuerpo está desnudo sin él,

como un árbol  sin hojas.

Mis pensamientos son un remolino de viento,

que se envuelve entre mis sábanas.

Entonces viene la calma  y aparece el frío,

que va naciendo poco a poco desde las palmas de mis pies

recorriendo cada parte de mi cuerpo, como un escalofrío que crece

cada noche.

La  derrota me inunda, mientras estoy en un bosque,

donde la luz se oculta, con la caída de la lluvia de hojas,

que se van marchitando.

Estoy tirada en el suelo, como queriendo desaparecer,

siento que soy como aquella flor que espera florecer.

Estoy envuelta de una humedad,

que se convierte en escalofrío, contra más rápido caen las hojas,

más quiero evadirme en un yo, que no desea despertad.

Justo cuando  creía que mi corazón  había  perdido su latir,

renace en un pájaro carpintero, que pega fuerte contra mi pecho.

Entonces abro los ojos,

y su rostro me invade como el  reflejo del sol.

Las llamas de mis dedos lo tocan, como si fuera una aparición del pasado.

  Mi mente confundida, dice con un hilo de voz:

-¿Eres  real?,

él no contesta,  solo sonríe.

     Entonces sus manos caen sobre mi cuerpo resentido,

y yo me dejó  llevar como una  novia

en los brazos de un novio,

que espera morir junto ella

cuando las lineas de la vida,

se hayan marcado en sus rostros.

Entonces despierto, y su cuerpo está junto al mío,

y nuestros cuerpos empiezan a resplandecer,

yo siento su calor, y mis brazos le envuelven con fuerza

contra mi cuerpo, como si fuera mi regalo.

Él se despierta, y me mira, y susurra a mi oído lo siguiente:

– feliz día del amor,

lo hace como una suave brisa en mi pelo,

y pienso:

-vuelve a ser primavera,

pero se que pronto desaparecerá para

volver a el otoño, que nunca se va.

 

Dedicada para  alguien que me  da cada día aliento para seguir escribiendo.

Continue Reading

Hortensia: un recuerdo o un sueño

August 18, 2011 Poemas Comments (3) 275

Mi recuerdo me sumerge en un profundo sueño.

 Me trasporta al día que te vi por primera vez.

Estabas sola y olvidada en un rincón.

Desde ese día te cuidé y  te hice florecer

al igual que tú me viste crecer,

porque tu fuiste mí confidente

y consuelo en mis días solitarios.

Yo rozaba tus pétalos, pequeños y abundantes

y tú no decías nada,

solo escuchabas:

mis miedos, mis anhelos y mis sueños.

Tus  pétalos  cambiaban de color:

blancos, fucsias, rosados o azules,

era tú lenguaje,  el cual  no entendía,

pero eso hacia que yo sintiera que me escuchabas

y con eso me bastaba.

 Tú sola presencia me daba aliento,

eras tan  bella  y a la vez  tan vulnerable,

que me sentía tu fiel protector.

Tú nombre es hortensia,

lo descubrí  al contemplar

una copia de ti en un escaparate,

en el cual se reflejó mi tristeza

 haciéndome recordar la soledad

que me produjo, perderte bajo la blanca nieve

un día de invierno.

Continue Reading

El amor entre dos fronteras

August 10, 2011 Poemas Comments (0) 117


Mi corazón tiene dos fronteras:

La de envolverme en su propia sombra.

La de encontrar su rostro perdido.

La primera es para seguirle a escondidas en sus sueños

y dibujarme en su cuerpo.

Para cuando quiera transportar a la segunda frontera,

no perderme detrás de sus pasos.

No encontrarme su rostro perdido en mi oscuro recuerdo.

Sus pisadas me muestran la luz al caminar

 mi señal en la oscuridad.

Cuando siento que me pierdo

me paralizo en una eterna mirada.

Donde las  sombras cubren mis ojos

matando el destello,

  que me hacía brillar en la noche oscura.

Rompiendo mis pisadas en mil trozos

hasta convertirlas en polvo.

Mis pies están cansados.

Haciendo que cada aliento,

se convierta en hielo.

Que al Salir de mi boca

custre mis labios

al expulsar un vaho,

que congela mi cuerpo

en un bloque de hielo.

Lo único que se oye.

Es mi corazón retumbar en mi pecho,

Que va perdiendo su voz

tras oír el eco de un amor roto.

Que veo mientras se aleja,

su cuerpo sin sombra.

Donde solo ha dejado sus pisadas

que se borran  en la oscuridad.

Le grito, pero mi grito se consume en mi cuerpo vacío.

Mis pies están clavados en la nieve que refleja mi desesperación.

Solo queda en mí  con vida ,

los últimos pensamientos lucidos y mi corazón que se va llenando de escarcha.

Luchó por no morir sola,

sacando de mí  el último suspiro, mi alma.

Para meterme en sus pensamientos.

Hacer que venga y recoja mi cuerpo

Convertido ahora en estatua de hielo.

Porque yo soy su sombra  y su aliento,

que dejó en la oscuridad de una noche invernal.

También sus pasos y una parte de su alma.

La cual dejó conmigo.

Por eso, su cuerpo se congela,

porque se aleja de las fronteras de mi corazón y mi mente

y va dejando escapar su alma.

Para buscar lo que perdió en el camino.

 Así, renacer en el mismo cuerpo.

Haciendo volar su alma hacía la estatua de hielo

y dando vida a lo que murió en  la  negra noche.

Continue Reading

En busca de la felicidad

July 31, 2011 Poemas Comments (2) 252

-¿Quién soy yo?

– me pregunté  junto a un espejo.

Mi sonrisa no era una sonrisa,

solo era una carcajada sin sentido.

Mi reflejo solo era una persona inerte

que se negaba a sí misma

lo que deseaba.

Tenía miedo de llegar a la felicidad,

porque ello suponía romper las barreras que me oprimían,

y  tirarme al vacío de un precipicio

sin mar y sin rocas.

 Cayendo en picado en un vacío infinito,

pero de no hacerlo

era como morir lentamente,

aprisionada por una serpiente.

Que hace lo que debe,

alimentarse de mi propio miedo.

Así , asfixiar y romper mi vida

hasta quedar solo mi sombra

en un rincón de una habitación cerrada.

Por ello, yo deseaba volar

sin que nadie me negara

a ser libre y amar lo que hacia,

hasta el último aliento.

Añoró la felicidad,

porque ese espejo

solo refleja la soledad,

la cual me está consumiendo;

y Arrancando mi último aliento.

Mi vida

ya no tiene sentido,

porque la brújula que es el corazón,

da vueltas y vueltas sin parar.

Porque me niego aceptar la evidencia,

que por mucho que niegue,

lo que deseó es volar,

lejos de aquí.

Dibujando mi vida y mi alma en un papel.

-Me pregunté al fin

– ¿ Podré encontrar la felicidad?

-me respondí sin más a mí misma-

-Solo si encuentras lo que realmente estás buscando,

y lo sigues sin miedo y sin mirar atrás.

Continue Reading

Caja de rosas rojas

July 25, 2011 Relato Comments (0) 142

El aire pasa por mis dedos descalzos y mi cuerpo frágil parece resistir mis últimos suspiros. Los años han pasado, pero parece que los recuerdos siempre vuelven a ti como una brisa suave.

Mi vida en el campo, cuando tan sólo era una niña, era dura. Al sentir, caer sobre mi suave piel los rayos del sol abrasando, los días de mi niñez. Recuerdo a mi madre en aquellos años con tal intensidad que podría describirte hasta el último detalle de ella. Pero el que más me impactaba era su forma de arar con tal fuerza y voluntad, que la tierra rendida a sus pies caía junto al buey que la dominaba.

Mi madre era fuerte como la corteza de un árbol, la cual le sirvió para llevar una familia hacia delante.
Mi padre murió cuando mis hermanos y yo eramos pequeños. Lo poco que nos contaba mi madre de su forma de afrontarlo por aquella época era lo siguiente – “Lloró durante ese día pero, el día siguiente, cogió su hoz. Empezó a segar el campo, olvidando las lágrimas en el fondo de su corazón, para seguir el camino que le había tocado vivir.”

Un día en el campo, con mis hermanos mayores, escavamos en la tierra y encontramos una caja pequeña de madera decorada con dos rosas rojas dibujadas. Corrimos hacia mi madre para enseñarle nuestro descubrimiento. Al enseñársela, su cara se sonrojó y soltó una lágrima. Se la secó y empezó hablar:

Esa caja… contuvo el aliento durante tres segundos y siguió.

La cogió entre sus manos delicadamente y la abrió.

Es nuestro vínculo con la tierra y nuestros dos corazones y sacó de la caja un corazón hecho de alambre dijo sonriendo prosiguió su historia con emoción y nostalgia.

Tu padre y yo lo escondimos cuando éramos unos críos. Nos prometimos que ésta sería nuestra tierra y nuestro hogar. Así fue como nuestra promesa se hizo realidad.

Mis hermanos y yo sonreímos al conocer una parte de mi madre que no sabíamos. Ella dejó la caja  junto a la ventana. La miró y Siguió con sus tareas de la casa. Nosotros seguimos con nuestras pesadas y costosas tareas del campo.

Recuerdo la historia con emoción y con añoranza de aquellos años. Esa caja de rosas no será olvidada porque su espíritu vivirá para siempre en mí y posteriormente en mis generaciones, al igual que mi madre me la pasó a mí.

La caja es el vínculo de lo antiguo y lo nuevo, por ello yo deposité mis recuerdos y mis historias en ella.
Mi legado se lo pasó a mi hija. Por eso te escribo está carta. Con mi único deseo que sigas mis pasos y uses la caja.
Yo la uso para olvidar el dolor. Tu abuela la uso para tener un vínculo con lo que amaba.
Tú úsala como quieras.

Continue Reading

La luz se apaga

June 16, 2011 Historia negra Comments (0) 125

Salía del trabajo. Después de largas horas dando vueltas en mi despacho, sobre las pruebas del caso de homicidios de dos mujeres asesinadas, donde yo defendía a sus familias desoladas por la pérdida. Los cuerpos mutilados no se iban de mi mente, solo pensaba cómo podría dormir tras horas de observarlos. Me levanté pegué un puñetazo en la mesa con rabia cogí mi maletín y salí.
Vi a mi secretaría, Laura, sentada tecleando en el ordenador sin piedad.
-Buenas noches preciosa – le dije-
Ella sonrió de forma coqueta.
-¿Cómo es que se va tan pronto? – me dijo sorprendida.
– Si sigo más tiempo aquí me voy a volver loco – le contesté
Aunque sabía que en mi mugroso apartamento me esperaba la soledad de un cuarto vacío.
-¿Usted no se va ya , Laura? -dije yo-
No se preocupe me vienen a buscar -contestó
sin dejar de mirar el ordenador.
– Seguro no me importa llevarla – contesté.
– De verás, no importa… tengo muchas cosas que hacer. -Lo dijo
Como si quisiera que la dejara en paz.
– Bueno Laura,  le dejó con sus cosas no quiero molestarla más- le contesté.
La miré por última vez, bajé la cabeza y salí del trabajo pensando” solo quería ser amable”.
Bajé las escaleras con cansancio, mi cuerpo me pesaba. Tropecé varías veces hasta llegar a la puerta de la calle. La luz de la farola era tenue y parpadeaba sin parar y me dije con monotonía: “Esta luz seguirá meses así”.
A lo lejos vi mi coche tan destrozado como siempre. Aún recuerdo cuando me lo compré era espectacular,duele ver el pasar de los años.
-Todo envejece -me dije resignado.
Hasta que vi la raya en el capo grité:
-¡malditos! Ya no hay respeto ni por el bien privado.
Saqué las llaves cabreado y pensé menuda raya esto va constar quitarla.
 Metí la llave con cuidado y abrí y me senté en el asiento. Cuando fui arrancar, vi un sobre cerrado en el parabrisas. Salí del coche y Cogí el sobre eché un vistazo a mi alrededor, no había ni un alma solo estaban los edificios con alguna que otra farola fundida.
 Ni siquiera me paré a mirarla, la abrí y saqué el trozo de papel doblado y lo leí. Mis manos temblaron y al hacerlo se resbaló el papel y cayó al suelo. Me quedé paralizado un instante. Entonces la rompí con rabia y luego la tiré a la papelera.
 Decidí largarme de aquí, porque mi mente empezaba a sentir que perdía el norte.
-Malditas palabras -me dije.
Arranqué el coche y me fui.
Durante el trayecto me puse a oír la radio local para despejarme – dijo el locutor:
-Un niño ha desaparecido en …
Justo en ese momento se fue la señal.
En ese instante me sonó el móvil miré el número sorprendido era mi ex mujer, Eva.
Gritaba desconsolada:
– Mario se han llevado Alex, nuestro niñito.
– ¿Qué ha pasado?-le contesté con tono preocupado.
Ella me contó lo ocurrido entre sollozos:
-Estábamos en el parque a él le apetecía un helado, entonces yo le dije:
-Ahora vuelvo, no te vayas de aquí.
Al regresar no estaba . Solo había un parque repleto de niños, pero él no estaba. Grité su nombre y busqué hasta el último recoveco, pero parecía que se hubiera esfumado. Pregunté pero la gente no sabía nada.
-“Pagaras con tu sangre”- pensé de nuevo,
Me quedé en silencio.
-¿Me estas escuchando? o ¿te se ha parado el corazón?-Laura asqueada.
– Solo estoy pensando – contesté serio.
En ese momento me maldije por haber roto la nota.
-Como no, te da igual todo lo referente a nuestro hijo-contestó cabreada.
-No se como puedes decir eso, ¿has llamado a la policía?-respondí bastante molesto.
– Por supuesto, me han dicho que están buscando pistas y que cuando saquen algo en claro me llamaran.
– Voy para tu casa- le contesté.
– Vale- dijo ella.
Mi voz interior pensaba en lo peor y entonces decidí no pensar. 
Al llegar a su casa recordé aquellos recuerdos olvidados que me hacían sentir bien. Hasta que vi a mi mujer sentada en el escalón de la puerta. Su cara estaba triste y su mirada sin ningún destello de luz.
 Al acercarme donde ella estaba, se levantó sin ganas, como si su cuerpo delgado y cálido se hubiera convertido en una piedra. Me miró con sus ojos azules, que parecían como si fueran a estallar en una tormenta. Decidí decirle algo, pero no me salían las palabras.
Ella me abrazó me dijo al oído:
-¿quieres pasar a casa?
Yo le dí un beso en la frente y le seguí.
 Me senté en el sofá, que estaba igual que cuando me fui. Me sentí como si nunca me hubiera ido.
Me preguntó si quería algo yo le respondí:
-Que no.
Nos quedamos en silencio.
 Hasta que la puerta se abrió y se rompió el silencio. Ella no levantó la vista, pero yo sabía quién era y algo dentro de mí se quebró.
Al entrar en la sala me vio y seguidamente preguntó:
-¿Que ha ocurrido cariño?
Ella abrió en llanto y él le estrecho entre sus brazos con fuerza. Me hundí más todavía ahogándome en mi propio vaso.
-Ella le reprochó – ¿qué donde estaba su móvil?, te llamé muchas veces y no lo cogías.
-Que estaba en una reunión muy importante -Él le contestó.
Ella se contento y le contó la mi misma historia que a mí.
Estuve un buen rato hasta que me pregunté en mi interior: “¿qué importancia tenía estar allí?”,
y me contesté con recelo a mi mismo “ya tiene un hombro en que llorar debo irme”.
-Oye Eva- le dije sin mirarla.
Dejó de mirarlo a él me contestó preocupada:
-¿Qué quieres Mario?.
Le respondí cabizbajo:
-Debo irme quiero estar solo.
-Mario por favor quédate, guardar lo que uno siente…- dijo ella con voz melancólica,
pero mi portazo sonó antes de oír sus últimas palabras.
Cogí el coche y huí de allí.No me importaba donde, solo quería morir en ese instante. Mi vida no tenía sentido, que podía perder más. La soledad me perseguía o ¿quizás la muerte?. Entonces recordé aquella nota:
– maldito pasado- me dije.
Decidí volver a mi despacho, no quería estar en mi apartamento bebiendo para matar el dolor,que me arrancaba desde el pecho . No podía quitar de mi mente el último recuerdo de mi hijo. Era el día en que me lo dejó Eva, su rostro estaba triste y entonces me preguntó con ingenuidad:
-¿Por qué Carlos me pega?
Yo enfadado le respondí:
-Deberías pegarle tú una patada en el culo, bueno eso si antes la señorita..no le ha reñido lo suficiente.
Ahora que lo pienso que tontería le dije.

La ida fue dura. Todo me parecía oscuro y las luces de los coches me pegaban en la cara. Haciendo despertad la culpa que  me consumía sin saber que hacer. ¿Quien me quería castigar de está manera ? Mi pregunta no tenía respuesta. Eso me hacia sumergirme más en mis propios miedos. ¿Estaría muerto ya ?, ¿lo estaría torturando para luego matarlo?, ¿sería un violador de niños? todas me hacían preguntarme, ¿por qué él y no yo?.
Al llegar a la oficina el coche espiró su último aliento. Se murió dejándome tirado en medio de la carretera. Parecía como si todo lo de mi alrededor se marchitara sin más o se perdiera en el camino. Lo último que me quedaba perder era mi trabajo y mi propio juicio. Salí del coche y me dirigí a la puerta cansado después de este largo día. Cogí las llaves de mi bolsillo y abrí la puerta. Las escaleras me esperaban,todo estaba a oscuras, pero sentía como si la propia vida del edificio me envolvía.
Al subir por las escaleras se oían ronquidos que iban al compás de una melodía donde había un oso fiero, un silbato estridente y una respiración profunda. Seguí hasta el cuarto piso con la luz apagada no se como conseguí llegar de una pieza. Busqué el móvil en el bolsillo y cuando lo encontré le dí al botón para que hiciera algo de luz. Me di cuenta que la puerta estaba abierta entré en silencio en la oscuridad de mi despacho. No se oía ni un alma, solo el goteo de un grifo.Seguí andando cuando me tropecé con algo. Al tocarlo percibí que era un cuerpo. Pensé ,“Laura”, salí corriendo del apartamento y llamé a la policía desde la calle. No quería arriesgarme a llamar desde el apartamento. Cuando llegaron yo les dije:
– no hay luz,
ellos sacaron unas linternas del coche de policía.
Subieron sin miedo. Todos los vecinos estaban asomados a ventanas y algunos de ellos en la calle.
Se percibía que algo malo había pasado, pero nadie sabía nada y tampoco preguntaban solo miraban. Al ver el cadáver, los policías llamaron a la ambulancia para que lo llevaran al depósito. Lo sacaron en una bolsa térmica plateada y lo metieron a la ambulancia. El policía más bajito me dijo:
-estaremos en contacto- lo dijo con una seriedad que parecía que yo hubiera matado a la pobre Laura.

Menuda nochecita parece sacada de una película de suspense, desaparece mi hijo y mi secretaria muere a manos de alguien que me la tiene jurada. La verdad estaba agotado, como si me hubiese pasado por encima un camión. Pensé que después de aquello no me podía quedar en mi despacho y menos ir a mi apartamento, quien sabe lo que me podría encontrar allí.
Recorrí las calles cercanas buscando un pequeño hotel o algún sitio donde quedarme a dormir, hasta que al fin después de dar más vueltas que una noria encontré un hostal. No era nada acogedor, pero era una cama.
Al día siguiente, me vestí rápido porque no tenía que esperar para vivir, porque cada minuto estaba más cerca de mi muerte. Me miré al espejo solo vi un hombre de pelo negro y ojos negros hundidos y cara pálida. Me dije a mí mismo:
– Mi rostro es el  de un hombre derrotado por el sufrimiento.
Decidí ir al despacho para encontrar pistas y luego iría a ver a Eva. Cuando llegué a la puerta del edificio todo estaba en silencio. Entré a la escalera y vi el aparato de abastecimiento de todos los pisos. El único cable que estaba cortado era el mio y el que abastecía a la escalera. Llegué al piso, ya no estaba abierta sino que estaba precintada para que nadie entrara. Quité el precinto y de un zapatazo abrí la puerta, estaba todo desordenado, como si hubiese pasado un tornado por allí.
Abrí la puerta de donde yo trabajaba vi que la ventana estaba abierta y pensé:
-que extraño y me acerqué y al asomarme por ella, no vi absolutamente nada.
Entonces algo me llamó la atención. Al apoyar las manos en la repisa sentí que se movía y al quitarla vi que había un sobre grande. Con nerviosismo lo abrí, eran fotos de mi hijo y mías y también había una nota, donde ponía “tengo a tu hijo”. Habían también folios con indicaciones de lo que tenía que hacer. Para que no acabase con su vida. A final de sus indicaciones ponía “sabes hasta donde soy capaz”.

Seguí las indicaciones al pie de la letra:

– Cogé un abrigo, clavos y un martillo.
– Trae tu coche.
“Pensé que esto era un poco inviable porque estaba en el mecánico, tendría que ver como solucionó ese problema que puede costar una vida inocente.”
-Deberás traerlo todo cerca de la gasolinera que está cerca del río.
-Está tarde a las nueve de la noche.
Ven solo si no, mataré a tu hijo.

Realmente no se lo que quería; si destrozar mi vida o ver mi  sufrimiento mientras la gente que me rodea, iba  muriendo como moscas. Yo no temía nada,  pues mi vida ya estaba acabada desde hace tiempo, pero ellos no tenían la culpa de mis errores. Mi hijo y Eva, ellos eran la razón de mi existencia y cuales había perdido por no cuidarlos demasiado, pero cuando me quise dar cuenta ya era tarde. Solo me quedaba mi trabajo, pues era lo único que me evadía de mi vida.

Tuve que coger un taxi para que me llevara a mi apartamento. Al llegar cogí el teléfono del mecánico, para llamarle y para decirle que a las 8:30 tendría que estar listo. Lo llamé insistentemente hasta que por fin lo cogió.
– Buenas soy Mario – le dije.
– ¿Que quiere?- dijo con voz ronca.
– Pues…solo quería que se diese un poco de prisa, porque lo necesito urgentemente para las 8:30- le dije apresurado.
– Me parece que va ser un poco imposible, pero puedo intentarlo si me paga 200 euros más.-dijo como si me estuviera haciéndome un favor. Pensé “será cabrón” y contesté con reticencia:
– por supuesto pero si lo tiene para esa hora.
– Él dijo – trato hecho.
-yo le contesté – entonces ya nos vemos, dije esas palabras y colgué.
Cogí todo lo necesario el abrigo que llevaba puesto, los clavos y el martillo. Salí del apartamento y cogí el ascensor cuando justamente entró un señor que me dijo:
– ¿se puede?.
Yo le contesté con la cabeza con símbolo de aceptación.
Cuando llegamos a bajo el se chocó conmigo y salió deprisa como un trueno ni si quiera dijo perdón solo voló.
Salí del ascensor y salí a la calle y busqué mi cartera en la chaqueta roída por el tiempo para poder pagar el taxi. No encontré la cartera entonces lo entendí todo el hombre me había dejado un sobre y se había llevado mi cartera.
-El sobre -me dije con desaliento recordando sus palabras.
-¿qué querrá ahora?- me dije.
Lo cogí cansado sin nada que temer, lo abrí y leí las palabras “ ¿Quién es el cordero y quién es el lobo?.” La guardé en la chaqueta, me quedé pensando en esas palabras.
Me dije derrotado:
-“está claro mi hijo es el cordero”¿que podía hacer? no podía ir a la policía.
Él me vigilaba, sabía mis movimientos. Los errores del pasado no se borran si la memoria del suceso sigue viva salpicando en la cara del que vivió sus consecuencias. Mientras la sangre derramada siga teniendo nombre, venganza.
Estaba asustado sin cartera ya soló me quedaba el móvil. En ese mismo instante me toque el bolsillo del pantalón y descubrí con alivio que sí lo tenía.
Entonces llamé a mi ex-mujer Eva para pedirle ayuda y quedé con ella en el bar de la esquina a las 6:30 cerca de mi apartamento. Entre en el bar y me senté en el lugar más alejado de la puerta y los cristales. Solo me quedaba una media hora antes de que ella llegara. Vino la camarera me dijo:
-¿ Quiere un café solo como siempre?
-Sí Marga ahora vengo  me voy al aseo- le contesté.
– de acuerdo, cuando este se lo traigó y soltó una sonrisa Ella contestó de forma jovial
– yo le respondí- cuídalo que nadie lo robé y le sonreí.
Entré al aseo y cerré la puerta con pestillo y me senté en el váter. Saqué un bolígrafo y empecé a escribir en la libreta de nota lo siguiente:

Nunca te he olvidado, mis pensamientos son tuyos y de nuestro hijo. Yo iré a buscarlo, si no vuelvo antes de las 12:00 llama a la policía estaré cerca gasolinera del río. Cuando la leas quémala.
PD: no hables con nadie de esto hasta que pasé la hora.

Cuando terminé la nota la guardé en el bolsillo del pantalón de delante. Después de lo del ascensor no me fió ni de mi sombra. Estiré de la cadena y salí del baño. Miré el reloj y faltaban unos 5 minutos, pero al salir estaba allí, junto a mi café solo.
– Hola Eva, ¿como estás?- le dije.
– Sobre-llevándolo – contestó, con cara de cansancio,
– lo hecho de menos Mario- dijo desesperada.
Yo me levanté y le abracé y en ese momento aproveché para meterle el papel en el bolsillo de la chaqueta que estaba en la silla.
– ¿Sabe algo la policía? – le pregunté.
– La verdad es que no encuentran nada. Piensan que no es un secuestrador, porque no se ha comunicado con la familia, por lo tanto creen que es un pederasta.
-Pensé: si supiera lo que yo se, pero pronto lo sabrá.
Regresé a mi silla y me senté después del largo abrazo.
-¿Qué querías pedirme?- me preguntó indecisa.
-Quería pedirte si me dejabas dinero porque un carterista me ha robado- le respondí con la cara sonrojada.
-¿Cuanto sería?- contestó extrañada.
-Unos 1300 euros y si puede ser ahora es un asunto de suma importancia- le contesté.
-Ahora mismo no los tengo- me contestó.
-¿Pues cuándo los tendrías?- le respondí precipitado.
-Dentro de 1 hora o así los tendré – contestó.
No pregunté nada más solo quería salir de aquí.
Pero fue ella la que preguntó:
-¿Cómo estaba?.
-Bien, pero intento no pensar para no consumirme como una vela.
Seguí la conversación sin ganas:
-¿Cómo está tu novio Carlos?.
-Intentando animarme, ahora está fuera por trabajo- respondió desganada.
-Bueno, debo dejarte se me hace tarde, tengo una reunión- le respondí.

Cogí mi abrigo y me fui. Estuve durante esa hora dando vueltas por las calles, hasta que me llamó ella diciéndome que ya tenía el dinero y nos reunimos en mismo bar y me dio el sobre y me dijo:
-que me cuidara y se fue.
Yo le dije mientras ella me daba la espalda:
– que se los devolvería lo más pronto posible, pero ella siguió su camino sin mirar atrás. Habría visto la nota, quizás no o quizás sí, pero espero que haga caso de las indicaciones.
Ya era la horas de ir a recoger mi coche. Llevaba la bolsa con todo lo necesario.Llegué en taxi al taller mugriento. Al entrar pregunté por el dueño, Federico que salió con las manos llenas de grasa después de haber salido de debajo de un coche. Se limpió las manos donde pilló y me estrechó la mano dejando la grasa sobrante.
-Hola Mario, ya lo tiene arreglado a la hora punta como prometí. Son 1300 euros.
Se los dí sin mediar palabra y me fui con un gracias en la boca,con el cual me despedí.
Quedaba media hora para reunirme con él. Cogí el coche y pisé el acelerador para no retrasarme ni un minuto. Estaba asustado por lo que iba a pasar, ¿qué pasaría después de hoy? realmente no lo sabía, pero desde luego iba a cambiar mi vida para siempre.
Llegué allí, estaba todo cerrado, la oscuridad inundaba todo. Esperé sentado en el coche hasta que una sombra me cogió por detrás y me pegó con un bate en la cabeza y caí al suelo inconsciente.
El dolor intenso me despertó y miré a mi alrededor y entonces lo vi, estaba atado a un árbol. Tenía clavos incrustados en mí que me producían dolor en manos y pies. Llevaba un abrigo del cuál percibía el olor a gasolina.
Entonces me vino el recuerdo de aquel chico que dejamos mis amigos y yo abandonando en el bosque atado a un árbol. Solo para ver si era capaz de escapar con vida. Era como una prueba para entrar en nuestro club.
Pero se nos escapó de las manos y el chico murió de un ataque al corazón y después de eso el grupo se disolvió. Yo era el único que pensaba ir a la policía, pero me amenazaron con matarme. Nunca olvidé aquel suceso durante años tuve pesadillas y mis padres me metieron en un manicomio. Quería morir por lo que había sucedido.
Todo se apaga a mi alrededor. Mis manos están cubiertas de gasolina y mi hijo va morir. Miré a mi alrededor y en frente mio había una chica, era mi mujer y al lado mi hijo, me miraban como si me detestaran por lo que hice. Eran ellos mis asesinos, ese niño dulce y esa mujer que tanto amó.
-¿Por qué? le grité, pero ella no contestó.
Me besó en los labios entre susurros dijo:
-se lo que hiciste era mi hermano.
Me enteré hace unos meses cuando rebusqué entre tus cosas, porque te echaba de menos. Es ahí donde encontré los recortes de los periódicos y tu diario personal. No te quiero matar pero debo hacerlo, porque te amo y quiero quemar todo lo que has significado para mí.
-¿Por qué le has dado tantas vueltas?, podías haberme pegado un tiro y ya está- le dije gritando- entonces todo lo del secuestro era mentira y tus lágrimas eran mentira-le dije entre lágrimas y desconsolado.
Ella contestó:
-con un rotundo, sí.
Pero eso no es todo dijo, siguió sus palabras con odio:
-Cuando tu alma se consuma entre las llamas mataré a tu hijo y lo echaré al fuego para que arda.
Yo le supliqué:
– por favor no lo hagas te lo suplicó,
pero en sus ojos no quedaban ni una pizca de luz.
-¿Qué pasará contigo, no podrás vivir con lo que estás haciendo?- le grité para que entrara en razón.
Pero ella en símbolo de respuesta me enseñó una pistola con la que se iba a quitar la vida y respondió sin un temblor en su voz:
-me volaré los sesos para borrar todos los recuerdos bonitos y feos que hacían sentirme parte de ti.
Mis palabras ya no tenían sentido para ella.Entonces decidí morir con resignación.
Mi cuerpo ardía desgarrando mi carne, mis gritos no calmaban el dolor haciéndolo insoportable. Hasta que al fin llegó mi último aliento como una bombilla que deja de parpadear y se funde sin más remedio.

Continue Reading